NUESTRA HISTORIA

EN EL SALVADOR

Somos musulmanes, pero también somos salvadoreños y estamos conscientes que necesitamos unirnos, evitando antagonismos estériles y confrontaciones innecesarias. Como Centro Geográfico de América, debemos ser un punto de luz, de acercamiento, solidaridad, y paz, para ser puesto como ejemplo y referencia a nivel mundial y para otros sectores de la vida nacional, incluyendo la política. Como ejemplo más evidente, es el intercambio de visitas y convivios fraternales entre los máximos líderes de las Comunidades judía y musulmana, tanto en la Mezquita, como en la Sinagoga y en los templos de iglesias cristianas y de otras denominaciones.

El Islam llegó a El Salvador en 1992 cuando, por la inspiración y guía de Allah (bendito y alabado sea), el Dr. Armando Bukele Kattán (que Allah esté complacido con él) fundó la primera Mezquita con recursos económicos propios. El propósito principal fue expandir el Islam a todo El Salvador y por derivada a America Latina completa, el único reducto en el mundo donde El Islam es poco conocido o la información que se tiene es errónea y tergiversada.

El creía que la senda del Islam, traería a estas tierras históricamente azotadas por la guerra, catástrofes naturales y corrupción política la única luz. Por ello fundó, en el centro de la ciudad capital, la primera Mezquita en El Salvador bajo el nombre de “Al-Nur” que en español significa “La Luz procedente de Allah”. Además luchó por el reconocimiento legal de la Comunidad Islámica de El Salvador, y finalmente se obtuvo (después muchos obstáculos) con la ayuda de Allah, la personería jurídica en febrero de 2009.

 

El Sagrado Corán enuncia en su primera línea de revelación: “¡Lee en el nombre de tu señor que ha creado!…”, por esto la estrategia principal de la Comunidad Islámica durante el liderazgo del Dr. Armando Bukele Kattán fue la búsqueda del conocimiento, la enseñanza de la verdad: educar a través de argumentos científicos, históricos, filosóficos y religiosos sobre el verdadero mensaje del Islam. Al respecto publicó varios libros sobre teología y fundamentos sobre el Islam, más de mil programas de televisión, entrevistas en los medios, debates, revistas y un sin fin de artículos y conferencias que han colaborado con la rápida expansión del Islam en nuestro país. Todo este material está aún disponible en la Biblioteca Dr. Armando Bukele Kattán, fundada tras su fallecimiento en el año 2015 y que sigue siendo base del material intelectual usado para el dawah en El Salvador.

Gracias a Allah y a todo esto, desde su fundación hasta la fecha la Comunidad Islámica Salvadoreña cuenta con más de cinco mil creyentes, donde el 95% son salvadoreños. Esto contrasta con la experiencia en el resto de países latinoamericanos y en el mundo, donde el crecimiento de los miembros de las comunidades islámicas está directamente relacionado con la inmigración de musulmanes desde sus países de origen.

Somos musulmanes, pero también somos salvadoreños y estamos conscientes que necesitamos unirnos, evitando antagonismos estériles y confrontaciones innecesarias. Como Centro Geográfico de América, debemos ser un punto de luz, de acercamiento, solidaridad, y paz, para ser puesto como ejemplo y referencia a nivel mundial y para otros sectores de la vida nacional, incluyendo la política.

Como ejemplo más evidente, es el intercambio de visitas y convivios fraternales entre los máximos líderes de las Comunidades judía y musulmana, tanto en la Mezquita, como en la Sinagoga y en los templos de iglesias cristianas y de otras denominaciones.

Como ejemplo más evidente, es el intercambio de visitas y convivios fraternales entre los máximos líderes de las Comunidades judía y musulmana, tanto en la Mezquita, como en la Sinagoga y en los templos de iglesias cristianas y de otras denominaciones.